Entreno desde el Parador Las Cañadas - Granadilla

Después de una semana de duro trabajo llega el domingo, el día que suelo usar para un entreno algo más largo o duro (o ambas cosas). 

Mi idea de entreno era poder bajar desde Las Cañadas de Teide hasta lo que siempre fue mi casa en el casco histórico de Granadilla, corriendo por senderos y unir mi entrenamiento a un reconocimiento de los senderos que tenía pensado hacer. Sé que no era la supuesta ruta que debió haber cogido Víctor Teni pero después de que hayan peinado tan bien otras zonas y sin éxito no se puede descartar nada.

Así que a las 9 am mi padre (al cual agradezco el esfuerzo de madrugar y subirme en coche hasta allí) se despidió de mi en la zona del Parador de las Cañadas, donde está situado el Centro de Mando del operativo de búsqueda. Podía haber sacado una foto pero sinceramente no tenía mi cabeza en eso, sólo quería empezar a correr hacia mi objetivo.

Hacía frío y eso que ya eran más de las 9 am. La cara norte de lo que llamamos las 7 Cañadas estaba a la sombra y con nieve. Mientras corría por el sendero que sale desde dicho Parador notaba lo duro que estaba el suelo, la escarcha aún se notaba en ciertos puntos, sobre todo en los charcos. El frío poco a poco fue desapareciendo (no quiero imaginar lo que es estar con mi misma ropa y parado sin hacer nada, o ya habiendo caído la noche).

Seguí el sendero que me llevaba hacía la zona de Guajara y empecé a subir por el Sendero 5, que estaba nevado y en su mayoría helado, lo que dificultaba la ascensión por el peligro a resbalar.

Veía muchas huellas en mi subida pero todas iban en dirección contraria, iban bajando. Se notaba que eran pisadas de botas y se apreciaba agujeros de los bastones que habían usado.

Al llegar a la cima, el sol ya calentaba, así que me desprendí de la malla y de la camisa de manga larga para quedarme en camiseta y pantalón corto. La camisa era naranja, un color altamente visible

*Aquí quiero hacer una pequeña pause para un apunte que me parece importante, la ropa que se use en montaña debería ser de un color vivo, fácilmente detectable a cierta distancia, de hecho, yo no suelo usar ropa negra.

Pues como iba diciendo me disponía a comenzar la bajada así que seguí la dirección del sendero GR131, mandé unos whatsapp para decir que estaba bien y proseguí.

guajara+2.jpg

 

guajara+3.jpg

 

 



Nunca había bajado por este lado, pero no es difícil. Todo está bien señalizado y el terreno no es peligroso... Si alguien lo sigue no debería tener peligro, y eso como aficionado al deporte, es lo que yo hago. Me divierto, conozco, etc pero intentando controlar o minimizar el riesgo.

No tardé mucho en situarme a unos kilómetros del Paisaje Lunar, hice un alto y escuché voces. Suponía que eran de los grupos de rescate o voluntarios que esta mañana habían decidido peinar la zona de Vilaflor.

Llamé a mi madre para decirle mi ruta y cuanto tardaría en llegar, es un gesto que no cuesta nada y podría facilitar mucho las cosas en un posible rescate. Bajé hasta el Paisaje Lunar, miré un poco el barranco y seguí en dirección a la Cruz de Tea. Cuando llegué a la pista de la Madre del Agua me crucé con un coche de unos guardas rurales, que siguieron bajando por una pista y yo detrás de ellos. Esa zona ya la conocía de entrenos y de la Carrera de la Ruta del Gofio .

Cuando llegué a la zona del Pinar me dirigí  a los altos de las Vegas para luego otra vez ir dirección Cruz de Tea, haciendo la ruta de dicha carrera en sentido contario.

Llegué a casa de mis padres tras 24 kms y casi 3 hora de entreno sin rastro de Víctor, 12 días después de su desaparición. Una lástima.

Les dejo un vídeo que grabé donde resumo un poco la experiencia y sobre todo el orgullo que siento de la SOLIDARIDAD del pueblo canario. Son muy grandes.

 

 

No pases de largo, ¡haz un comentario!